Por culpa de UN PIERCING en uno de sus senos estuvo a punto de morir, asi luce ahora

Su nombre es Nikki Belza, su profesion modelo y bailarina, resulta que durante una actuacion comenzo a sentirse mal y se desmayo, el origen era un piercing mal hecho en unos de sus senos que le produjo una especie de envenamiento en sangre, por el cual tuvo que ser hospitalizada, afortunadamente pudo salir con vida, solo le quedaron algunas secuelas fisicas.


1 / 9

Fuente: Google Images

Comenta desde FaceBook!